viernes, 8 de junio de 2012

¿Es la canción más bella para mi enemigo una obra masonica?



Muchos, por no decir todos, conoceréis a al gran maestro Wolfgang Amadeus Mozart, artista precoz que desde antes de cumplir los diez años deleitaba con unas obras musicales dignas de cualquier experto. Muchas historias se han contado sobre él : sus amorios, su vida loca y desenfrenada, su temprana muerte. Y no podemos olvidar las historias sobre una de sus obras más conocidas: la flauta mágica, de la que se decía que era una obra masónica, pues el número tres, un número importante para ellos estaba inmerso en toda la historia,

¿Se ha vuelto a repetir la historia?
 Detengámonos, cojamos una buena taza de té, y pongamos algo de música. ¿Seguimos con Mozart? Ahora abramos un libro, La canción más bella para mi enemigo. Analicemos lo que nos cuentan sus páginas.
Comencemos por lo evidente: tenemos en toda la historia tres personajes principales : Aresha, Marcus y Gael, un triangulo amoroso, una pareja de tres. Esto no nos dice nada, llevamos una temporada donde parece gustar estos líos amorosos. no os preocupéis, sigamos con el juego. Sigamos investigando.
En la novela existen varias razas de seres...¿hay un número definido? Si, son 85. ¿Por qué? bueno, eso es otra historia. No nos salgamos de nuestro guión. Como iba diciendo hay múltiples seres, pero, eliminando las espurias, estos especímenes que aparecen en menos de un capitulo, aquí interactuan tres razas principales: vampiros, licántropos y humanos. otra vez el tres, fíjate tú.
Quiero irme a los personajes. La canción más bella para mi enemigo es una historia plagada de personajes, unos guardan misterios, otros los desvelan mientras que algunos simplemente están donde no deberían antes de desaparecer entre las letras de una hoja para no volver a saber de ellos. Olvidémonos de muertos y distractores, solo nos interesan los personajes en los que se centra la obra, los verdaderos protagonistas. De parte de los vampiros empezamos con tres: Aresha, Klaus y Alanis. podriamos pensar en Isibal, pero esta forma parte de otra trama mayor, ademas de que no está con nosotros hasta bien entrado el juego. Con los hombres lobo lo mismo: tenemos la triada real (Gael, Tristan y Layla) aunque el papel de esta tercera no es muy relevante, por lo menos no tanto como el del bueno de Blues, un lobo convertido por la hermana menor de...si, señores, de tres.
Os estaréis imaginando lo que voy a decir de los humanos (Marcus, Luca y Logan) y los Mayores de los inmortales (3 lobos, 3 vampiros), sin hablar ya del Rito del Sello Eterno. Una vez más, como en la obra de Mozart, demasiados números 3 para pasar desapercibido.
¿Ha sido todo mera casualidad? ¿O esta novela sobre personajes ni buenos ni malvados, con un tono gris en su personalidad oculta algo extraño en sus letras?
Os dejo con la reflexión y deseando que disfrutéis ese té.

No hay comentarios:

Publicar un comentario